Con 156 kilos se convierte en la mujer más pesada en terminar un maratón

Jennifer Smith logró completar 42 kilómetros con el aliento de su familia. Ahora sueña con correr un ultra maratón.

24 de noviembre de 2020

La norteamericana Jennifer Smith pesa poco más de 156 kilos. A pesar de ello, cumplió el sueño de poder completar una maratón en menos de 12 horas, asistida por el aliento de su familia.

Así fue como consiguió completar los 42 kilómetros (26 millas) en 11 horas y 50 minutos. Ella se había puesto como límite las 12 horas y consiguió también ese objetivo.

De esta manera, se convirtió en la mujer más pesada del mundo en completar la distancia.

Tras finalizar la jornada, comprobó además que había gastado en la carrera nada menos que 4000 calorías.

El anterior récord del mundo había sido registrado en 2017, por una corredora de 288 libras (Ragen Chastain), el equivalente a 130 kilos.

Un largo camino

La planificación para participar en un 42k comenzó hace un año, y se anotó en la Mainly Marathons Heartland Series en Clinton, en la ciudad de Iowa, que no tiene límite de tiempo para completarla.

Con la aprobación de los médicos, hizo dieta y logró bajar unos cuantos kilos. Además, el libro Guinness World Records le dio el visto bueno para que participara del evento bajo su supervisión, con la aprobación en el caso de poder completar la carrera.

En 2013, la runner sufrió un accidente y casi pierde una de sus piernas.

Allí comenzó a hacer deporte, hasta que se le cruzó por la cabeza correr 42k.

«Cuando comencé a tratar de ponerme de pie y caminar, me metí en los 5 km. Estaba muy frustrada porque no podía encontrar camisetas lo suficientemente grandes y no había muchas personas de talla grande. Así que me convertí en defensora y presioné para más 5k ‘y para obtener tamaños más grandes y hacer que más personas se activen. Y una vez que comencé a hacer eso, decidí’ ¿por qué no esforzarme al máximo? ‘», relata.

El apoyo de la familia

Jennifer tuvo el aliento de su hermana y sus sobrinos. «No te detengas, sigue», le gritaban.

«Seguí pensando, estoy aquí con un mensaje y lo que estoy tratando de demostrar. No solo estoy tratando de establecer un récord, sino que estoy tratando de enseñarle a la gente que puedes superar tus límites, nunca dar y puedes hacer cualquier cosa que te propongas «, sostuvo.

A su vez, también confío:  «Le prometí a mi papá que iba a hacer una maratón y falleció en septiembre. Así que me emocioné un poco hacia el final cuando supe que iba a terminar porque sé que él estaba aquí conmigo».

«Solamente quiero que la gente sepa un pie delante del otro, ¡solo sigue esforzándote todos los días!», sostuvo, alentando al resto de la gente a hacer deporte.

Ahora, con la alegría de haber logrado este desafío, Jennifer tiene otra meta por delante: completar una ultra maratón de 50 kilómetros, el equivalente a 31 millas.

Temas relacionados
/ /