Corre 80k para rezarle a la Virgen tras la recuperación de su hijo

Un nene de dos años sufrió un grave accidente y el padre prometió que de recuperarse, correría hasta la Virgen de Rosario para agradecer. Cuando el pequeño mejoró, cumplió con su palabra.

4 de febrero de 2020

El pequeño Dante, de apenas dos años, sufrió un grave accidente en el jardín maternal al que asistía. Debido a la negligencia de los que lo debían cuidar, recibió un duro golpe en la cabeza.

Su familia vivió duras horas, con angustia y tristeza. El padre, Daniel Aguilar, le prometió a la Virgen del Rosario, a 80 kilómetros de su residencia, en San Nicolás, que correría hasta allí para agradecer si es que su hijo se recuperaba.

Tres meses después, el pequeño ya corretea por su casa y no recuerda lo ocurrido.

Pero su familia sí, por lo que antes de que salga el sol, Daniel se pone sus zapatillas y mira hacia la puerta. Lo esperan varios amigos de su running team, que lo acompañarán durante el trayecto.

Fueron poco más de 80 kilómetros y Daniel siempre tuvo acompañantes. Sus amigos se turnaron y lo alentaron, acercándole comida y agua.

A pesar de que en ocasiones las piernas flaqueaban y le faltaba fuerza, nunca desistió ni retrocedió.

Por momentos el cansancio fue un gran adversario, y debió caminar, pero jamás se detuvo.

Durante un gran trayecto por la Ruta 188, a Daniel se lo vio correr por la banquina, con una camioneta a su lado.

Al llegar a la Virgen, las lágrimas y las palabras de agradecimiento brotaron. La emoción y alegría fue grande. «Misión cumplida», se le escucho decir para sus entrañas.

La imagen de su pequeño, con una gran sonrisa, fue el mejor premio al que pudo aspirar.

Foto: Primera Plana.

Temas relacionados
/