El hombre que generó conciencia corriendo con una pierna ortopédica

Terry Fox sufrió un cáncer que lo llevó a perder la pierna derecha. A pesar de ello, no dejó de correr con el objetivo de recaudar fondos y darle visibilidad a la enfermedad.

13 de septiembre de 2020

A la hora de referirse a personas que han inspirado al mundo del deporte, Terry Fox es uno de ellos.

Fue un canadiense que a pesar de sufrir cáncer (osteosarcoma), corrió con una pierna ortopédica más de 5000 kilómetros para generar conciencia de la enfermedad y recaudar fondos.

Apasionado por los deportes

Desde pequeño le gustaban todos los deportes. Sin ser una figura, se anotaba para jugar al básquet, o era parte de los eventos de lucha y atletismo.

Su talla no era grande, pero su coraje y entusiasmo llevaban a que los entrenadores lo tuvieran en cuenta, y en la secundaria llegó a recibir el premio de Atleta del Año.

En 1976 comenzó a estudiar Kinesiología en la Universidad Simon Fraser, en Burnaby. Su sueño era el de ser profesor de Educación Física.

El comienzo del dolor

En noviembre de 1976, Terry sufrió un accidente automovilístico, aunque salió ileso. A pesar de ello, tuvo una pequeña herida en la rodilla que tardó en cicatrizar y cuyo dolor fue en aumento.

Tras realizarse unos estudios, en marzo de 1977 le encontraron un tumor maligno. Con sólo 18 años, padecía un cáncer de huesos que le hizo perder la pierna derecha.

Los médicos le informaron que era la única solución para que no se expandiera el tumor, realizando -de manera complementaria- quimioterapia para garantizar que no hubiera propagación de células cancerosas.

Correr, el nuevo desafío

A pesar de todo ello, Terry nunca desistió y siguió haciendo deporte. Jugó al básquet en silla de ruedas, ganando tres campeonatos nacionales.

Más tarde, con una pierna ortopédica, comenzó a correr, con la meta de recaudar fondos para la investigación del cáncer.

Un día, leyó un artículo sobre Dick Traum, un atleta que corrió la maratón de New York con una pierna ortopédica, y se inspiró para empezar a recorrer Canadá. En 1979 corrió un maratón, llegando en la última colocación.

 

Así fue como decidió recorrer el país, de oeste a este, con maratones en favor de la investigación del cáncer.

De esta manera, creó la Maratón de la Esperanza, recorriendo Canadá para crear conciencia.

Fox no quiso ocultar la enfermedad, sino darle visibilidad y normalidad.

Su objetivo era realizar 8000 kilómetros, pero debió detenerse cuando alcanzó los 5000, en Thunder Bay, Ontario, tras cuatro meses después de haber iniciado su proyecto. El cáncer había invadido sus pulmones.

Menos de un mes después Terry Fox murió.

A pesar de ello, en más de 60 países se organizó la Terry Fox Run en 1981. Más de 300 mil personas en todo Canadá se congresaron para caminar, correr o andar en bicicleta en su memoria.

Desde aquel entonces, todos los años se realiza dicho evento para recordarlo y recaudar fondos.

Temas relacionados
/ /