Fortalecimiento de tobillos

Muchas veces, es la causa para que los runners no logren alcanzar un ritmo deseado. Más Aire te brinda todos los detalles para corregir errores y potenciar el rendimiento.

24 de abril de 2019

Cuando una persona no logra correr más rápido lo primero que piensa es que está fuera de ritmo o con un peso que no es el ideal. Pero en ocasiones la causa tiene que ver con una debilidad de sus tobillos. Y esto fue comprobado cuando un total de 25 runners fueron monitoreados por el German Sport University Cologne para evaluar su comportamiento durante una carrera de 10K.

Los investigadores solicitaron a una parte de los voluntarios que corrieran alrededor de un 5% más despacio que su mejor marca personal. A medida que iba avanzando la prueba, observaron que cada vez utilizaban menos los tobillos y más las rodillas y las caderas. La tendencia fue más acusada en el grupo de deportistas que corrían por debajo de 47:30 que en los más rápidos, aquellos que lograban hacer el recorrido en 37:30.

Tras analizar los resultados, los científicos llegaron a la conclusión de que los corredores de larga distancia podían mejorar su rendimiento fortaleciendo la unión del músculo flexor largo de los dedos con el tobillo. ¿Qué quiere decir eso? Que cuanto más fuertes sean tus tobillos, más rápido llegarás a correr. Y para eso a continuación explicaremos algunos ejercicios que ayudarán a tenerlos más fortalecidos.

Saltos: saltar implica levantar la mano contraria a la rodilla que sube. Realizar repetidamente esta práctica ayudará a reducir el tiempo de contacto con el suelo y a mejorar la coordinación. Hacer cuatro series de 50 repeticiones con cada pierna.

Gemelos: apoyar un pie en un escalón e impulsarse hacia arriba con los dedos de los pies. Luego bajar hasta que el talón esté ligeramente por debajo del escalón. Hacer el movimiento lo más suave y controlado posible. Lograr 15 repeticiones con  cada pierna.

Saltos laterales: saltar con un pie de un lado a otro, sobre una línea imaginaria, durante 30 segundos, buscando el equilibrio moviendo la otra pierna. Esto ayudará a  desarrollar la fortaleza del tobillo y la estabilidad en poco tiempo, además de superar la mejor marca que se haya registrado corriendo.

Posición: es un ejercicio muy simple, que ayudará a conseguir la colocación adecuada de los pies en una carrera. Hay que apuntar los dedos hacia arriba y, con una flexión mínima de la rodilla, dar un pequeño salto hacia delante para terminar cayendo sobre el antepié. Hacer cuatro series de 50 repeticiones.

Temas relacionados
/ / / /