¿Qué es el muro en el maratón?

Es el mayor temor de todos los corredores al encarar una competencia de larga distancia, principalmente en los 42k.

28 de febrero de 2020

Es el mayor temor de todos los que se animan a desafiar el maratón. Conocido como «el muro», todos los corredores lo sufren, aunque cada uno lo hace de maneras diferentes.

Principalmente, todos los debutantes en la maratón son los que le temen al no haberse enfrentado jamás con tal sensación. ¿Pero qué es? ¿Cuáles son las sensaciones que recorren nuestro cuerpo y cómo se logra combatirlo?

Por lo general, pasados los 30 kilómetros, todos los seres humanos sufren de la ausencia de glucosa, por lo que cuando las reservas de agotan, se produce la falta de energía.

Hay que tener en cuenta que más que tomar en cuenta los 30 kilómetros, suele suceder pasadas las tres horas de carrera.

En el momento en que nuestro cuerpo se queda sin reservas de energía, ante la necesidad de glucógeno, apela a utilizar las reservas de grasa, produciendo en este proceso cuerpos cetónicos.

En ese momento es cuando aparece la fatiga muscular y se llega al muro.

Allí, las piernas suelen «sentirse pesadas» y se pierde el ritmo de carrera, descendiendo el nivel y volviéndonos más lentos.

Con este panorama, es de vital importancia el tener reservas de glucosa, como también abastecerse de geles, caramelos, frutas, bebidas isotónicas o barritas de cereal para compensar la pérdida.

¿Qué es lo que se puede hacer desde el entrenamiento?

La suma de kilómetros es por lo general el principal arma para combatir estos síntomas.

Además, cuanto mejor ritmo de carrera tengamos, menos tardaremos en cruzar la meta y eso hará que el muro se sienta en el tramo final o durante un período menor, o tal vez no lleguemos a padecerlo.

Al mismo tiempo, también hay que tener en cuenta que más allá del muro, también padeceremos de la existencia real del cansancio o agotamiento normal, producto de tal exigencia de carrera.

Temas relacionados