¿Sabías qué hay un país en el que el running está prohibido?

Un gobernante tomó la decisión para que sus rivales no aprovecharan las carreras populares para dar a conocer sus protestas y reclamos.

2 de julio de 2020

¿Se imaginan un país en el que salir a correr esté penalizado por la ley y sea prohibido? Eso sucede en la República de Burundi, uno de los países más pobres del mundo, de acuerdo a diferentes estudios económicos suministrados por el Banco Mundial.

Ubicado en África Oriental, este país adoptó la medida de prohibir el running, footing o jogging en 2014.

El dictador Pierre Nkurunziza tomó la determinación para evitar que sus adversarios políticos se disfrazaran de runners y se manifestasen en carreras populares o utilizaran los entrenamientos como lugares para conspirar en su contra.

Pero esa medida no fue la única adoptada por Nkurunziza.

Con el objetivo de impedir que se organizaran carreras y maratones, encarceló a los miembros del Movimiento Solidaridad y Democracia por fomentar actividades pedestres, dado que los veía como una fachada, y opinaba que su real misión era buscar simpatizantes que estuvieran en contra de su Gobierno.

Lo que era una costumbre se volvió una prohibición.

Un país golpeado por la guerra y la muerte tenía como costumbre los entrenamientos grupales los sábados por la mañana. Cientos de jóvenes y adultos subían colinas de las ciudades corriendo. «Correr se convirtió en una cultura», rememoran. Pero de un día para otro, eso se restringió.

Hoy en día, hay nueve escenarios en los que se permite correr. Por ejemplo, la capital del país, Bujumbura. Allí, primero debes ser parte de un running team y estar en los registros del país. A partir de ese momento, uno puede empezar a correr.

El deporte nacional es el fútbol, y el atletismo se practica en muy pocos escenarios, aunque el país ha logrado en las últimas competencias olímpicas subirse al podio.

¿Cuándo se revocará la medida y se podrá salir a correr? Nadie lo sabe. Mientras tanto, el disfrutar del running en Burundi es un privilegio para pocos.

Fotos: Olympic.org

 

 

Temas relacionados