El sueño de correr en la montaña: cada vez más runners se animan al trail

Crece la tendencia de los corredores urbanos que buscan “escaparse” de la ciudad y estar en contacto con lo agreste. Resultado: una agenda creciente de carreras.

12 de marzo de 2017

Crece la tendencia de los corredores urbanos que buscan “escaparse” de la ciudad y estar en contacto con lo agreste. Resultado: una agenda creciente de carreras.

Federico Sánchez Parodi / Especial para Más Aire

Cada año son más los runners que dejan la calle y se atreven a volcarse a las carreras de trail, trekking o senderismo, osando desafiar los ascensos a cerros y montañas en la Patagonia argentina. Recorridos que van desde las 30 kilómetros hasta llegar a los 200 son parte de los desafíos, con alturas máximas que llegan a los 2.800 metros por sobre el nivel del mar.

Las temporadas comienzan con una amplia variedad de carreras para todos los gustos. El Cruce Columbia, El Origen, La Misión, Kumen Aconcagua Ultra Trail o 4 Refugios son algunas de las alternativas que los aventureros pueden elegir, con diferentes escenarios y desniveles o dificultades técnicas, pero al mismo tiempo, con un mismo punto en común: las montañas. Las carreras se dividen entre las que tienen un día de carrera, o de varias jornadas, con campamentos o non-stop.

Caminos por los filos, escoriales, imponentes paisajes de volcanes y cerros, atravesar lagos y arroyos como también senderos y bosques son parte del recorrido.

A pesar de ello, la primera prueba del año no está en el sur, sino en Buenos Aires. El OSDE Cruce Tandilia se transformó en un clásico, con dos jornadas recorriendo las sierras de Tandil y una “entrada en calor” para lo que serán el resto de las competencias.

Buscando respuestas
El psicólogo especializado en el área deportiva Raúl Barrios (Matrícula Nacional 35725) analizó el interés por llevar adelante este tipo de desafíos teniendo en cuenta el origen del deporte: “La actividad física siempre estuvo vinculada a eventos al aire libre y en contacto con la naturaleza y que reparan cierto riesgo, además de la necesidad de los runners urbanos de escaparse de la ciudad y estar en contacto con lo agreste”.

“El atleta que elige el Sur para correr es una instancia media en relación al montañismo sin llegar a más de 2.800 metros del nivel del mar. Además, en el plano psicológico, el ser humano tiene una tendencia de desafiarse y ver hasta dónde llega su resistencia, exponiéndose a bajas temperaturas, desgastes energéticos, terrenos irregulares y cierto peligro por senderos que no son de sencillo tránsito.

Uno lleva su esfuerzo a un esfuerzo, aceptable, pero real”, remarcó. No es un amor de verano Las carreras en las montañas no son simplemente pruebas que se desarrollan solamente en los primeros meses del año, sino que también hay una amplia variedad cada mes.

La serie de Salomon K21 cuenta con un amplio repertorio que recorre el país de norte a sur, con la frutilla del postre en noviembre, con la Gran Final en Villa La Angostura, desarrollándose el K42 y K15, que cuenta con todos los ganadores de cada carrera, incluyendo a los mejores del K42 de Cali, Colombia. Además, la Terma Adventure Race y la Tandil Adventure, en la misma ciudad de Tandil, Traful Corre, el Raid de Los Andes (en Salta y Jujuy), Desafío al Volcán Copahue (Neuquén), Champa Ultra Race (Yacanto, Córdoba), XTerra (San Juan), Indomit (Mendoza), TNF Endurance Challenge (La Cumbrecita, Córdoba), Yaboty (Misiones), Running Trip (Los Molles, San Luis), Columbia XTrail (Córdoba), Desafío Ansilta (San Juan), Amanecer Comechingón (Villa Yacanto de Calamuchita), Calvario Race (Villa La Angostura), Ushuaia Trail Race o Trail del Viento son algunas de las carreras propuestas.


VOCES PROTAGONISTAS


Diego Simón (Atleta Salomon)
“Es desafiarse a uno mismo, vencer obstáculos todo el tiempo. Cuando corres carreras como el caso del Cruce de Los Andes uno pasa por diferentes estados anímicos, cansancio acumulado y conoces hasta donde podes llegar”.

Aldo Zalazar
“Siempre está la incertidumbre de cómo llegar. El disfrute lo tenes por el paisaje, pero uno va al límite y lo disfruto. Además, convivís días con gente que está en la misma situación que vos. Es una experiencia que merece ser vivida”.

Silvina Ciocale
“Es emocionante hasta las lágrimas. Una experiencia inolvidable y maravillosa. Es encontrar el contraste entre el ser humano y el poder de la montaña. Destaco el poder de la locura, necesaria para sentir, decidir y entrenar lanzarme a la aventura de vivir la naturaleza que tanto amo a pleno”.