En Argentina ya hay un gimnasio que imita a los de Hong Kong

Con mamparas en el sector aeróbico y de spinning, carteles indicadores, cabinas sanitizantes y más acciones, New Stadium propone alternativas para el retorno a los entrenamientos de manera segura.

5 de julio de 2020

Los gimnasios y centros de salud, en estos tiempos, integran el grupo de rubros más afectados por la pandemia por Covid-19. Sin ingresos ni clientes, se muchos locales han tenido que cerrar, mientras que otros están a un paso de hacerlo.

Para peor, no se contempla a corto plazo una solución real, que se traduciría en volver a abrir sus puertas.

A pesar de ello, hay quienes no bajan los brazos y ponen sobre la mesa ingeniosas ideas para fomentar el retorno a los entrenamientos de manera segura, evitando posibles contagios.

En la ciudad de Lanús, en la provincia de Buenos Aires, el gimnasio de musculación New Stadium realizó una importante cantidad de modificaciones para brindar un lugar con el máximo de medidas de seguridad y sanidad para sus asociados.

La nueva «normalidad» 

Entre las modificaciones que se realizaron, en todo el lugar se ven máquinas de alcohol en gel, aunque lo más llamativo se ve en la sala de spinning y ejercicios aeróbicos.

Allí, las bicicletas fijas, cintas, escaladores y elípticos fueron separados por un metro y medio de distancia unos de otros y se les colocaron mamparas para aislarlos, simulando lo que podría ser las antiguas cabinas telefónicas.

«La idea nació basándose en lo que se pudo contemplar en otros países, como en Hong Kong o China. Ahí ya se están adaptando y van rumbo a tener actividad normal, más allá de sufrir algunos rebrotes del virus», cuenta Sergio Giménez, encargado de Marketing del lugar.

En diálogo con Más Aire, relata: «Además de los modelos vistos en gimnasios, también tomamos ideas de lo que se hace en aeropuertos internacionales, como el desinfectar el teléfono celular y las llaves».

«En el ingreso al gimnasio, la persona se encuentra con una máquina que arroja alcohol en gel para desinfectarse las manos. Luego, se pasa por una cabina sanitizante y una alfombra para limpiar el calzado. También se toma la temperatura de cada deportista», remarca sobre el emprendimiento coordinado por Gustavo Arena, dueño de las instalaciones.

Aparatos de alcohol en gel por todos lados y un moderno sistema de limpieza del lugar, que incluye un robot y un drone para supervisar la acción, son parte del complejo.

Además, tanto las mancuernas como las barras para ejercicios cuentan con carteles para indicar cuando fueron usadas.

«Muchos no pueden creer lo que ven, dicen que es de otra galaxia», cuenta Sergio, al tiempo que reconoce que hasta el momento no ha sido visitado por las autoridades para supervisar las medidas o hablar de posibles fechas de retorno.

«Sabemos que ya nada será igual en el entrenamiento, pero también es cierto que los deportistas están desesperados. Muchos nos escribieron diciendo que quieren venir a entrenar. Ven y valoran lo que se está realizando», confirma.

A su vez, también comenta: «Una vez que se reactive la actividad, sabemos que la vuelta será complicada, pero esperamos tener una chance para brindarles seguridad a los socios».

«Uno tiene una cuota de esperanza de que esto a mediano plazo se pueda reactivar, al menos con una prueba de protocolo. Se estudia que se abra durante 24 horas para que todos puedan venir de manera espaciada, pero lo mejor es no ilusionarse», concluye.

Temas relacionados