Juanfran, el ciclista que le ganó a la leucemia sobre su bicicleta

Juan Francisco Fernández es una promesa del ciclismo español. Mientras participaba en la Vuelta a Asturias comenzó a notarse raro. Los estudios médicos diagnosticaron leucemia. A pesar de ello, nunca dejó de entrenar en el hospital y ahora recibió el alta, superando la enfermedad.

24 de mayo de 2020

En medio de tantas noticias «no gratas», el deporte recibió un motivo para sonreír. Juan Francisco Fernández, uno de los más prometedores ciclistas de España, recibió el alta médica tras superar la leucemia.

Los ojos de los mejores equipos posaron sobre su carrera en sus inicios, pero a los 16 años, mientras participaba en la Vuelta a Asturias, empezó a notarse raro, sin fuerzas para pedalear.

En ese momento, fue trasladado a una clínica cercana, aunque no mostraba su mejor cara. Deseaba tomarse un medicamento e irse cuanto antes para volver a entrenar. Allí fue donde le realizaron diferentes estudios, y los resultados anunciaron que padecía leucemia linfoblástica .

Su futuro era complicado, pero a pesar de ello, pidió que le llevaran a la habitación su bicicleta y un rodillo para entrenar.

El ciclista no dejó jamás de pedalear, además de recibir quimioterapia. Nunca desistió.

«La bicicleta le salvó la vida, fue una herramienta para que nunca perdiera el ánimo», dijeron desde su entorno.

Ni siquiera cuando a pesar de recibir un trasplante de médula, sufrió un rechazo y volvió a recaer tras dos años.

Muchos creyeron que iba a bajar los brazos, pero Juanfran siguió luchando.

Desde Alberto Contador hasta Lance Armstrong lo llamaron para brindarle los mejores deseos.

En sus entrenamientos, había días que sumaba 10 kilómetros, y otros, en los mejores, alcanzaba a pedalear 25.

¿Cuál fue la solución que encontraron los médicos para curarlo?  Consiguieron hacerle un tratamiento con células CAR que terminó por alcanzar el efecto deseado.

Así fue como con el pasar de los días empezó a recobrar su salud, hasta que por fin, le dieron el alta médica y le permitieron volver a su hogar.

Aún no tiene autorizado a subirse a los transportes públicos o asistir a centros comerciales, pero el momento más complicado de su vida, sin dudas lo superó con creces.

Temas relacionados
/