La maratonista tramposa más famosa de la historia

Rosie Ruiz ganó la maratón de Boston en 1980 y registró el tercer registro tiempo de la distancia, pero al poco tiempo se supo que cortó camino y tomó el metro para llegar primera.

30 de agosto de 2020

Rosie Ruiz fue una atleta cubana que saltó a la fama por ganar la maratón de Boston en 1980, logrando además el tercer mejor registro de la historia en la distancia, pero al poco tiempo se supo que había «cortado camino» para vencer.

De nacionalidad cubana, completó los 42 kilómetros de una de las competencias más importantes del mundo en 2 horas, 31 minutos y 56 segundos.

Si bien la coronaron con la medalla de ganadora y la corona de olivo, todos se dieron cuenta en ese momento que era una farsante.

«Nadie la conocía, ni la habían visto pasar. Nadie recordaba haber corrido a su lado, era imposible que hubiera ganado», recuerdan.

Bill Rodgers, ganador de la prueba, rememoró el momento»: No había sudado lo suficiente; corrió con una camiseta pesada; no sabía nada sobre correr”.

Otro hecho que llamó la atención fue que Rosie bajó su mejor marca personal en 25 minutos, lograda hacía seis meses en los 42k de New York.

Eran demasiados detalles en contra de la chica que era secretaria en Manhattan.

Con todos estos datos, la organización de la carrera comenzó una investigación, revisando videos y fotos en diferentes puntos del recorrido.

Así fue como se dieron cuenta que la corredora cubana no había pasado por muchos puntos del recorrido.

Como si esto fuera poco, dos estudiantes del Wellesley College, una universidad femenina ubicada dentro del recorrido, dijeron que no habían visto a Rosie, que llevaba el dorsal W50, sino que la líder de la prueba era la canadiense Jacqueline Gareau.

Como si fuera poco, varios testigos aseguraron haberla visto saliendo de entre la gente e incorporándose al recorrido a menos de un kilómetro de la meta.

Con todas estas pruebas, a Ruiz le anularon el triunfo ocho días más tarde, premiando a Gareau.

Rosie Ruiz, a la que también se le apellidaba Vivas, nació en La Habana, Cuba, pero a los ocho años viajó a Estados Unidos, para empezar a residir en la ciudad de Miami junto con familiares.

Falleció a los 66 años, en agosto de 2019.

 

 

 

Temas relacionados