Los natatorios proponen un protocolo de para su reapertura

La Cámara de Natatorios y Actividades Deportivas difundió una serie de alternativas para reactivar el funcionamiento de sus piletas.

15 de mayo de 2020

La Cámara de Natatorios y Actividades Deportivas de la provincia de Buenos Aires diagramó una propuesta para poder reabrir las puertas, evitando la posibilidad de contagios ante la pandemia de coronavirus.

En sus fundamentos para poder volver a habilitar sus establecimientos, se basaron en los estudios de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre que «una concentración residual de cloro libre de ≥0.5
mg/l en el agua de la piscina durante un mínimo de 30 minutos de contacto a un pH menor 8.0 es
suficiente para matar virus envueltos como los coronavirus».

Por lo tanto, se hace especial énfasis en la cloración de la piscina, con un nivel de cloro ≥0.5-1 mg/l. «Con dichos niveles de cloro libre, el agua no solo está desinfectada, sino que también tiene potencial desinfectante para eliminar cualquier virus o germen que pueda entrar en el agua», especifican.

Además, se apoyan en los aportes de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE.UU., que descartan que las piscinas sean un medio propicio para la transmisión del virus: “No hay evidencia de que COVID-19 pueda propagarse a los humanos a través del uso de piscinas, jacuzzis o balnearios, o áreas de juego acuáticas. El funcionamiento, mantenimiento y desinfección adecuados (por ejemplo, con cloro) deberían inactivar el virus que causa
COVID-19”.

Por último, con la reapertura de los establecimientos, proponen anexar una declaración jurada en la cual él o la firmante asegure no ser portador de COVID-19 y no haber estado en contacto con personas contagiadas o con síntomas. Ver ANEXOS I y II.

Protocolos de seguridad de los establecimientos

● Administrar todos los elementos de higiene y bioseguridad que el personal y los alumnos
requieran.
● Elaborar un sistema de entrada y salida a los vestuarios al inicio y finalización de cada clase, de
acuerdo a los metros cuadrados que disponga cada institución, a modo de evitar aglomeraciones
innecesarias, respetando el distanciamiento social.
● Planificar estrategias didácticas de clases que respeten el distanciamiento social obligatorio.
● Capacitar y supervisar en relación al cumplimiento efectivo de la higiene sistemática de cada una
de las áreas de circulación del natatorio.

Higiene de los lugares

1. Conservar de manera regular las prácticas de limpieza de mantenimiento tanto de los vestuarios
como recepciones, incluyendo la limpieza y desinfección rutinaria de las superficies, equipo y otros
elementos del ambiente de trabajo.
2. Todos los ambientes deberán ser ventilados en forma regular y sistemática.
3. Control y supervisión de los niveles de Cloro y PH del agua de la piscina acorde a la reglamentación
vigente. Según consta en el decreto Provincial 3181 Art 3 Cap 16 inc C conservar una ligera
alcalinidad con un potencial hidrogeno (PH) comprendido entre 7.2 -7.8. Inc 18 deberán

Temas relacionados
/