Pakistán declara fallecido al montañista chileno Juan Pablo Mohr

El presidente de Pakistán anunció el fin de la búsqueda luego de no encontrar rastros de los tres alpinistas desaparecidos en el K2.

19 de febrero de 2021

La noticia que menos se quería escuchar fue anunciada nada menos que por el presidente de Pakistán: se dio por fallecido al montañista chileno Juan Pablo Mohr, desaparecido el pasado 5 de febrero de 2020 tras intentar el ascenso al K2, conocida como «la montaña de la muerte».

Después de 13 días de intensa búsqueda, el presidente de Pakistán, Arif Alvi, anunció que fue finalizada la búsqueda de los tres montañistas desaparecidos, entre los que se encontraba el único chileno en haber hecho cumbre en el Everest sin ayuda de oxígeno suplementario.

Acompañado por el islandés John Snorri y el local Ali Sadpara, el último contacto con la base se produjo el pasado viernes 5 de febrero, en momentos que disponían a intentar hacer cumbre.

En su cuenta personal de twitter, el máximo mandatario de Pakistán expresó: «Expreso mis condolencias a la familia de Ali Sadpara. Que Alá le conceda a este valiente un lugar eterno en Yanna. Luchó contra la naturaleza con fuerza, entereza y heroísmo. Condolencias a las familias y ciudadanos de John Snorri Sigurjónsson de Islandia y Juan Pablo Mohr Prieto de Chile».

Lo cierto es que Juan Pablo quería ser el primer montañista en escalar las 14 montañas más altas del planeta sin la asistencia de sherpas ni oxígeno suplementario.

Mohr, arquitecto de profesión, logró escalar cuatro cimas sobre los 8 mil metros: el Annapurna (8.091), el Manaslu (8.163), el Lhotse (8.516) y el Everest (8.849).

De cada cuatro personas que suben, sólo tres bajan

El K2 es la montaña más exigente de ascender en el planeta tierra. Junto con el Annapurna y el Nanga Parbat, forma parte de las cimas más complejas de alcanzar.

Se ubica en la frontera entre Pakistán y China, aunque es India el país que se proclama como dueño de dichos territorios.

Es la segunda montaña en porcentaje de fatalidades entre los «ochomiles» para aquellos que lo escalan, después del Annapurna.

Por cada cuatro personas que han alcanzado la cumbre, una muere y solamente tres bajan.

La tragedia más recordada

La tragedia del K2 se refiere a las muertes ocurridas en la temporada de escalada entre el 6 y 10 de agosto de 1986,  cuando cinco montañistas murieron durante una fuerte tormenta, mientras que ocho fallecieron en las semanas posteriores.

En junio de 1986, el gobierno de Pakistán otorgó numerosos permisos de escalada, y a principio de junio, 150 tiendas estaban instaladas a los pies de la montaña. Al final de la temporada, 27 escaladores lograron hacer cumbre, mientras que 13 murieron.

Mientras que dos hombres murieron por avalancha, una pareja de alpinistas expertos cayeron en un precipicio debido a una fuerte tormenta.

En tanto, un polaco que no había sido capaz de ajustarse correctamente los crampones esa mañana debido a los dedos adormecidos por el frío, perdió un crampón; mientras intentaba asegurarse perdió el otro y se precipitó por la pendiente.

A su vez, un italiano falleció al caerse en una grieta, luego de que el bloque de hielo donde estaba parado se derrumbara.

Un famoso escalador polaco, con  la conciencia embotada por la hipoxia y la fatiga, se soltó al final de una cuerda fija y cayó, mientras que un porteador pakistaní se golpeó con una piedra y también murió.

El resto de los alpinistas y montañistas fallecieron en situaciones similares, debido al agotamiento y mal clima.

Temas relacionados
/ / / / /