Quiso correr 100k, creyó lograrlo, pero ni llegó a la mitad por culpa del GPS

Un runner se sumó a un desafío realizando la ultra distancia en el patio de su casa en plena cuarentena y si bien el reloj le marcó la distancia buscada, no logró ni 50k. Enterate de los fundamentos.

1 de abril de 2020

ELos desafíos en tiempos de cuarentena por la pandemia del coronavirus están en auge. Hay que entretenerse cómo sea, y a los amantes del deporte los afecta por demás.

Hoy en día, no disponen del espacio para entrenarse como desearían, por más que dispongan del tiempo para hacerlo. Es la peor combinación, ¿no?

Mariano Nieto, corredor de largas distancias de Chacabuco, en el sur del Gran Buenos Aires, se apuntó al desafío de conseguir correr 100 kilómetros alrededor de su pileta.

Se preparó, y durante 7 horas, 4 minutos y 21 segundos, estuvo dando vueltas «como si fuera un hámster», consiguiendo el objetivo.

Todos los que leemos esta nota (o en su mayoría) somos corredores, por lo que al conseguir el objetivo propuesto, nos llenamos de satisfacción y orgullo. ¿Cómo no hacerlo? Es más, supongo que más de uno correría a la heladera por una cerveza y gritaría «¿donde hay pizza?». Ya nos imaginamos la situación.

Lamentablemente, el GPS con el que midió la distancia corrida no fue bien calibrado. ¿En qué parámetros nos basamos para fundamentar este concepto?

Es muy simple. El récord argentino en la distancia hizo que el mejor ultramatonista del país corriera a 6 horas y 59 minutos dicha distancia.

En cambio, Nieto lo hizo a 4 minutos y 14 segundos…por lo que estaría logrando el segundo mejor tiempo histórico de su país. Pero no sólo eso…sino que estaría quedando a tan sólo 31 minutos de la mejor marca mundial.

Por lo tanto, estamos hablando de un corredor amateur, con tiempos en maratón de 3 horas y 32 minutos (registro de los 42k de Buenos Aires de 2018), que da un salto y te posiciona a nivel mundial. ¿Suena lógico?

Para peor, sacando el cálculo de la distancia hecha, si uno se basa en el tiempo en el que el runner llevó adelante el challenge (apenas por sobre las 7 horas), y el ritmo de la mejor marca argentina, nos da que realizó, con suerte y como si fuera el mejor en la distancia, 49 kilómetros.

O sea, si tomáramos como tiempo oficial el de Nieto, corrió casi igual que el récord argentino. Suena un poco ilógico…¿no les parece?

Mariano estuvo en un circuito de no más de 30 metros, nunca pudo elevar su ritmo y adquirir velocidad. Encima, tuvo la distracción de la medición de la velocidad por la poca señal de su GPS.

Por lo que, sin dudas, cuando seguramente sacó cuentas de cuánto fue lo realizado, la alegría se debe haber convertido en un trago amargo.

A pesar de ello, como amante del running, no tenemos dudas de que pasó un buen rato y se divirtió, y eso bien vale las 7 horas corriendo en medio de la cuarentena.