Sebastián Armenault y su historia

Sebastián Armenault es un hombre común que desafió todos los pronósticos y los prejuicios para participar de las carreras más exigentes en los lugares más exóticos del planeta.

1 de febrero de 2016

Sebastián Armenault es un hombre común que desafió todos los pronósticos y los prejuicios para participar de las carreras más exigentes en los lugares más exóticos del planeta.

Sebastián Armenault dejó el mundo del trabajo corporativo y la prometedora comodidad de la rutina para correr tras el sueño que lo haría recuperar su verdadera vida. «Superarse es ganar», cuenta esta apasionante historia.

De chico el rugby era la pasión de Sebastipan, pero lo cierto fue que no llegó a destacarse. Hasta que un día, pasada la cuarentena y con varias operaciones en las rodillas, lo invitaron a correr, lo que se tradujo en algo que le costó, pero terminó por apasionarlo y cambiarle la vida para siempre.

Después de hacer sus primeros dos kilómetros en los lagos de Palermo, agotado y sin aire, creyó que había llegado a su límite. Pero ese día algo se movió en su interior y lo que parecía una llegada se transformó en un punto de partida.

Esta es la historia de un hombre común que desafió todos los pronósticos y los prejuicios para participar de las carreras más exigentes en los lugares más exóticos del planeta. Nueva Zelanda, El Sahara, Islas Malvinas, Antártida, Himalaya son algunos de los destinos que lo vieron llegar a la meta con la bandera argentina entre las manos. Su objetivo no es otro que superarse a sí mismo, mientras realiza una tarea solidaria junto con las empresas que lo patrocinan. Su mensaje es simple y contundente: ¡Encontrá tu sueño, animate a seguirlo y corré tras él!

TESTIMONIOS

“Cada vez que recuerdo las aventuras de Sebastián, me invade un estado de sorpresa y admiración. Pero más allá de sus proezas, lo que me moviliza es su indómito espíritu, su pasión; el hecho de no tener como objetivo el triunfo, sino un avasallante instinto de superación. Resulta una inspiración para mí y me parece fascinante el mensaje que transmite de no rendirse frente a nada.”
Agustín Pichot

“A Sebastián lo conocí a través del relato de mi hija menor, que quedó entusiasmada con una charla suya en el colegio. Su pasión y mi picardía lo convirtieron en columnista de mi programa en Radio del Plata. Su historia personal y las historias que cuenta sobre personas que ganan superándose a sí mismas me hicieron y me hacen pensar.”
Marcelo Zlotogwiazda

“Cuando descubrí a Sebastián me sorprendí de todo lo que hace por los demás. Lo que él genera siempre va más allá porque encierra un fin solidario, pero además porque conmueve e inspira a todos los que estén dispuestos a cambiar.”
Magdalena Aicega

“A ese viaje del primer regreso a las islas después de la guerra fuimos dieciséis combatientes. Al volver al continente éramos diecisiete. El decimoséptimo combatiente era Sebastián Armenault, que corrió en las Islas Malvinas con sus piernas como arma y el orgullo como combustible.”
Gustavo J. Luzardo (ex combatiente de Malvinas)

El autor
Sebastián Armenault estudió en la Universidad de Belgrano y en la UADE. Desde los 18 años trabajó en el área de Marketing y Comercial de diferentes empresas. Jugó al rugby en el Club Banco Nación y más tarde fue entrenador. Desde hace ya varios años lleva la bandera argentina a los maratones más extremos del planeta, como los170 km del desierto en Emiratos de Omán, los190 km del Himalaya, los200 km de Nueva Zelanda, los50 km del Polo Sur y los250 km del desierto del Sahara, entre otros. Es el primer argentino en formar parte del Seven Continents Club. En 2011 creó el proyecto solidario SA18 con el lema “Superarse es ganar” y un mensaje que lleva a todas partes, nacido de su propia experiencia.

Sebastián Armenault dejó el mundo del trabajo corporativo y la prometedora comodidad de la rutina para correr tras el sueño que lo haría recuperar su verdadera vida.
Temas relacionados