Una atleta pide el cambio de día de los 42k de Tokio 2021 por su religión

La corredora Bracha «Beatie» Deutsch es judía ortodoxa y los sábados, fecha en que se realizará la prueba en los Juegos Olímpicos, los destina al descanso, según lo indica su religión.

29 de julio de 2020

La maratón femenina de los Jueogs Olímpicos de Tokio del 2021 se realizará el sábado 7 de agosto. En ocasiones anteriores, la competencia de 42 kilómetros estaba dentro del cronograma entre los primeros días, siendo un domingo el día en que las mujeres corrían. Ahora, será sobre el final del evento, un día antes que los caballeros.

Dentro de ese contexto y dada la modificación, la atleta estadounidense pero con ciudadanía israelí Bracha «Beatie» Deutsch exige el cambio de fecha. Ella profesa el judaísmo ortodoxo y los sábados los destinan para el descanso.

Aún no clasificada, busca lograr la plaza olímpica. Su mejor tiempo es de 2h32, cuando la marca mínima solicitada es de 2.29.30.

La atleta tiene un estricto régimen de entrenamiento, aunque en Shabat -jornada que comienza el viernes cuando sale la primera estrella y se extiende hasta el sábado por la tarde- descansa. En ese día sagrado se dedica a su familia, se aleja de la tecnología y tampoco corre.

Beati suele respetar mucho su religión. De hecho, en cada competencia suele correr tapada y con su falda. Nació en los Estados Unidos y emigró a Israel cuando tenía 19 años. En su primera maratón de Tel Aviv, cruzó la meta en 3 horas y 27 minutos.

Un año después compitió en el séptimo mes de embarazo de su quinto hijo.

En febrero, en tanto, se impuso en la media maratón de Miami.

Con 30 años y madre de cinco hijos, la atleta manifestó: «Cuando me planteé la meta de representar a Israel en los Juegos Olímpicos, la maratón estaba programada para un domingo. Luego se movieron todos los eventos al aire libre a la ciudad de Sapporo y los unieron en cuatro días, por lo que la maratón femenina caerá en Shabat».

«Lo peor es que el maratón va a caer en sábado. He intentado de diferentes maneras a ver si se podía cambiar la fecha de ese maratón olímpico, pero la única respuesta que recibo es que soy yo la que lo pone difícil. Me preguntan que porqué soy tan religiosa o me dicen que seguro que encuentro un rabino que me diga que no pasa nada por correr en Sabbath», se lamentó.

Finalmente, expresó: «No creo que el mundo deba tirarse atrás por mis valores religiosos, pero los Juegos Olímpicos deben ser un evento de unión para personas con todo tipo de características, tienen que ver con la diversidad. En tiempos en que todos tratan de ser más inclusivos en cuestiones como el género o la raza, siento que deberían ser más tolerantes».

 

Temas relacionados