Cómo adelgazar con la dieta keto o dieta cetogénica

El hígado deja de utilizar la glucosa como fuente de energía y la sustituye por las grasas, por lo que este estado, cuyos síntomas son similares a los que provoca el ayuno, es un proceso que buscan muchos deportistas para afinar su cuerpo. Esta dieta incrementa los niveles de energía en el organismo y está indicada para seguirla durante un máximo de seis meses. Qué alimentos incluye, y cuáles no.

31 de enero de 2019

La cetosis es un estado del organismo que se produce cuando la mayor parte de los alimentos que ingerimos están compuestos de grasas. El hígado deja de utilizar la glucosa como fuente de energía y la sustituye por las grasas, por lo que este estado, cuyos síntomas son similares a los que provoca el ayuno, es un proceso que buscan muchos deportistas para afinar su cuerpo. Y para llegar a ese proceso y así poder adelgazar se ha puesto de moda seguir una dieta cetogénica -también conocida como dieta keto-, que consiste en sustituir los hidratos de carbono por las grasas saludables, manteniendo un porcentaje más o menos notable de proteínas entre los nutrientes que formarán la base de la alimentación.

Las personas que sigan este tipo de dieta incorporarán, aproximadamente, un 60-70 por ciento de grasas, un 25-30 por ciento de proteínas y apenas un 5-10 por ciento de carbohidratos. Esta dieta incrementa los niveles de energía en el organismo y está indicada para seguirla durante un máximo de seis meses. Y para obtener buenos resultados con ella es necesario conocer qué alimentos se pueden comer y cuáles no. A continuación te contaremos cuáles son los productos imprescindibles, por la energía que aportan.

Verdura: son muy buenas, aunque se deben elegir las que no tienen almidón, porque cuentan con cinco gramos de carbohidratos en media taza cuando las cocemos y la mayoría de ellos proceden de la fibra. Las verduras más aconsejadas son el alcaucil; las berenjenas; el brócoli; el apio; la acelga; y los porotos.

Queso: si bien hay miles de variedades en todo el mundo, todos tienen un bajo aporte en carbohidratos, son ricos en grasas saludables, y reducen la grasa y aumentan la masa muscular en el cuerpo.

Carne: aquí se incluyen tanto las magras como las grasas y las procedentes de las aves. Es posiblemente la base de una dieta cetogénica, ya que no contienen carbohidratos y es un alimento rico en vitaminas y minerales, además de en proteínas de alta calidad. Un truco para adelgazar para quienes sigan esta dieta es elegir carne ecológica, ya que esos animales producen más cantidad de antioxidantes y ácidos grasos Omega-3.

Pescado: los más indicados son los pescados azules, ricos en Omega-3, como el salmón, la caballa, las sardinas o el atún, mientras que los mariscos son todos bienvenidos. Lo único importante al alimentarnos es no comerlos rebozados: las frituras no son bienvenidas para quienes sigan la dieta keto.

Aceite de oliva: es una fuente de grasa pura de máxima calidad, la que mejor le viene a nuestro organismo y, además, se lo puede tomar en crudo o pasado por la sartén. También son más que recomendables las aceitunas, que como se sabe es de donde procede justamente el aceite de oliva.

Frutos secos y semillas: están consideradas como muy saludables para combatir las enfermedades del corazón y no son altas en carbohidratos, más allá de la fibra que contienen. Las nueces y las almendras son, posiblemente, los frutos secos más beneficiosos de todos.

Huevos: son un alimento saludable y una fuente enorme de proteínas. Aunque durante una temporada estuvieron asociados a un incremento del colesterol, lo cierto es que los huevos son parte de una nutrición inteligente al contener una alta cantidad de antioxidantes, así como luteína, muy beneficiosa para la vista.

Manteca: si bien muchas personas la consideran casi “prohibida” por su capacidad calórica, es muy beneficiosa en la dieta keto por su alta cantidad de grasa de calidad.

Chocolate negro: junto al coco, es muy rico en antioxidantes y con un contenido muy bajo en grasas. Además, reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares como los frutos secos y son el complemento perfecto para un comida alta en grasas de calidad y baja en carbohidratos.

Café y té: se trata de dos bebidas muy saludables, sin presencia de carbohidratos, y que ayudan a acelerar el metabolismo y, por lo tanto, la velocidad a la que se queman las grasas en el interior de nuestro cuerpo.

Temas relacionados
/ /