Correr para comer, un error muy común

Muchas veces se escucha decir que uno corre «para comer lo que quiera al terminar la carrera», pero eso no genera grandes resultados si lo que se quiere es bajar la panza.

20 de marzo de 2019

«Corro para poder comer lo que quiero», se escucha decir con cierta frecuencia, lo que es un error muy común entre runners.

Sucede que todo va en relación al gasto energético que se realice durante la carrera y las calorías consumidas de acuerdo a los alimentos ingeridos en el almuerzo o cena.

Correr no es un sinónimo de comer cuanto se quiera. De hecho, hay un cálculo estimado que dice que correr un kilómetro tiene un gasto calórico de 75 calorías, lo que significa que mil metros no sirven ni siquiera para equiparar el gasto al comer una barra de cereal.

Desde Más Aire, siempre recomendaremos escuchar y seguir las recomendaciones de un nutricionista.