Donar sangre no afecta al rendimiento del deportista

Muchos creen que puede influir negativamente en su rendimiento, pero siguiendo las indicaciones correctas, nada de ello puede pasar.

6 de junio de 2020

Dentro del ambiente del deporte, muchas veces por desconocimiento, se evita donar sangre. Lo cierto es que es falso que pueda perjudicar a la persona, y el gesto, de por sí, puede llegar a salvar hasta tres vidas.

El principal problema que se genera es la falta de información. Muchos piensan que el donar sangre puede generar una merma en el rendimiento, aunque esto no es así.

En el caso de los deportistas de alto rendimiento, lo cierto es que no se recomienda hacer una donación antes de una competencia.

Por lo pronto, se les recomienda hacer la donación previo al periodo de entrenamientos de más exigencia o antes de comenzar una pretemporada.

Con este panorama y teniendo en cuenta que no se debe exceder el número que permita la recuperación completa de sus niveles de glóbulos rojos, se puede realizar sin inconvenientes.

De acuerdo a la opinión del especialista Juan Francisco del Campo, jefe del Servicio de Hematología del Hospital Universitario del Henares, en Coslada, Madrid, la donación de sangre «no supone prácticamente ninguna minusvalía en la actividad del deportista, simplemente disminuye discretamente los depósitos de hierro tras una donación, pero pueden ser solventados por suplementación vía oral de hierro. En cualquier deportista dichos niveles están controlados mediante analíticas”.

¿Cuánto tiempo se tarda en volver a entrenar? Después de donar sangre, se recomienda aguardar 24 horas para hacer actividad física, obviamente realizando ejercicios moderados o con intensidad baja o media.

¿Quién puede ser donante?

  • Si gozo de buena salud.
  • Si tengo entre 18 y 65 años de edad (los menores de 18 y hasta 16 años lo pueden hacer con autorización de los padres o tutores; los mayores de 65 años con autorización médica).
  • Si mi peso es de 50 kgs. o más.
  • Si han transcurrido más desde 2 meses desde mi última donación de sangre.
  • Si no padecí enfermedades infectocontagiosas, ni estoy en riesgo de adquirirlas.
  • Si tengo hipertensión controlada, problemas tiroideos o alérgicos sin manifestación en ese momento; si padecí hepatitis antes de los 12 años, o mononucleosis.
  • En caso de tomar alguna medicación, el donante deberá informarlo para ser evaluado por el médico responsable.

Desde Más Aire siempre recomendamos que previo a cualquier tipo de acción consulte a un médico o a un especialista.

Temas relacionados
/