El calor vs el entrenamiento

A la hora de salir a correr en verano, se deben tener en cuenta diferentes aspectos para que las altas temperaturas no afecten o hagan que el rendimiento deportivo baje considerablemente. La vestimenta, hidratación y los horarios elegidos, claves.

11 de enero de 2019

Las altas temperaturas afectan al rendimiento deportivo e impiden a los corredores entrenarse de la mejor manera.

A pesar de ello, todos pueden encontrar alternativas para no disminuir el rendimiento, especialmente en verano, cuando el ritmo de competencias disminuye y por lo general, nuestros entrenadores nos brindan una rutina con ajustes y trabajos específicos.

Es fundamental tomar al menos entre dos y tres litros de agua, para mantenerse permanentemente hidratados. A la hora de entrenar, lo recomendable es tener una botella o caramañola a un costado, y en cada pausa, bebe un sorbo de agua o bebida isotónica.

El horario de entrenamiento es esencial y determinante. Por lo general, se recomienda salir a correr a primera hora de la mañana o cuando baja el sol, por la tarde.

La ropa elegida para el entrenamiento es determinante. Lo mejor es elegir prendas ligeras y transpirables, así la piel se mantendrá más fresca y tu entrenamiento será más agradable.

La utilización de las gorras permite tener una protección del sol, si es que uno sale en horario vespertino.

El color de la ropa también es importante. Lucir prendas claras permite que el aire circule mejor.

Temas relacionados
/ /