Es uno de los mejores corredores de su país y ayuda haciendo mascarillas

El atleta Julián Molina tiene 1h04m19s en media maratón pero en medio de la cuarentena por coronavirus aprovecha el tiempo libre para hacer barbijos y ayudar con la comunidad.

29 de marzo de 2020

(Por Federico Sánchez Parodi).- El talento de Julián Molina se ve en cada carrera. Su marca de 1 hora, 4 minutos y 19 segundos es una de las 10 mejores en media maratón dentro del ránking permanente de Argentina.

Nadie discute su talento dentro del atletismo. De hecho, en la última competencia organizada en Rosario por la asociación local, realizó el sexto mejor tiempo argentino en 5 mil metros, “sacándose chispas” con el cordobés Berni Maldonado.

Al mismo tiempo, todos los que lo conocen lo definen como “gran persona y compañero”.

Hoy en día, en medio de la cuarentena por la pandemia del coronavirus, el rosarino está elaborando mascarillas y barbijos para ayudar.

Junto con su novia Martina Aguirre, se propusieron ayudar a la comunidad y empezar a “darle una mano a aquellos que se están arriesgando por nosotros cada día que pasa”.

“Ya que teníamos tanto tiempo libre, nos decidimos empezar alguna manera de ayudar en este momento tan difícil para todos, y encontramos esta opción de aportar nuestro granito de arena”, cuenta Julián Molina en diálogo con Más Aire.

Sobre cómo surgió la idea de comenzar a hacer mascarillas, Julián explicó: “Tenemos un grupo junto con vecinos del edificio en el que vivimos donde pusieron la propuesta de hacer barbijos y rápidamente dijimos que sí y nos sumamos a esta idea”.

La iniciativa es de la Fundación sin fines de lucro La Usina, que adoptó esta idea, con la intención de donar todo lo hecho a diferentes hospitales, Centro de Salud, bomberos y policías de la ciudad de Rosario.

“Con esta acción, es una pequeña forma de ayudar a todos aquellos que se están arriesgando por nosotros cada día, es una forma de ayudarlos”, cuenta Molina desde Rosario.

¿Cuándo será el momento de competir? Tanto para Molina como para el resto de los atletas, aún falta para ello (aunque la ansiedad los devore). Hoy, el gesto es para resaltar.

Temas relacionados
/