Los frutos secos más saludables

Lo que hay que tener en cuenta es que el tamaño de las porciones puede -y debe- variar bastante.
                                                                                        

9 de mayo de 2019

Los frutos secos son snacks muy saludables, especialmente para los deportistas. Se trata de alimentos hipercalóricos compuestos por grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas. Y aunque de acuerdo al que se elija varían sus propiedades, lo cierto es que todos ellos son ricos en ácidos grasos omega-3, que ayudan a combatir la inflamación y las enfermedades cardíacas, aumentan el colesterol bueno y reducen el malo.

Lo que hay que tener en cuenta es que el tamaño de las porciones puede -y debe- variar bastante: no es lo mismo consumir 100 calorías de pistachos (unos 25), que de nueces (que en ese caso serían alrededor de ocho solamente).

Por otra parte, si bien lo ideal es siempre comer la mayor variedad posible de frutos secos, hay algunos que son mejores que otros y que no deberían faltar en ninguna dieta. A continuación te contamos cuáles son los imprescindibles.

Nueces: son muy útiles para proteger nuestro cerebro. Según un estudio, los niveles de depresión entre las personas que comen regularmente nueces son un 26% más bajo que aquellas personas que no comen este fruto seco. Además, son geniales para el estreñimiento. Se las puede comer solas o mezclarlas en un bowl con yogur griego, frutos rojos y copos de avena.
Pistachos: es ideal para quienes no quieren subir de peso, por ser el que menos calorías contiene. Además tiene un alto contenido en antioxidantes que protegen la piel, la vista y el corazón.

Almendras: son las de más cantidad de calcio de todos los frutos secos de árbol. También son ricas en vitamina E, un potente antioxidante, y en zinc, que ayuda a proteger el sistema inmunológico y curar las heridas.

Maní: aunque es catalogado como una legumbre, también se los puede meter en la lista de frutos secos por sus propiedades nutricionales. Un estudio reciente afirma que su combinación de fibra, grasas y proteínas ayuda a controlar el azúcar en sangre de los diabéticos. Y eso es por tener un gran porcentaje de esteroles vegetales, que son los compuestos naturales que ayudan a que el colesterol se absorba en la sangre.