Orden y controles en el primer día de running en el Gran Buenos Aires

Gran resultado dio el primer día en el que se habilitó el deporte en la Provincia.

25 de agosto de 2020

Con la imagen del primer día en el que se habilitó la actividad física en la Ciudad de Buenos Aires, muchos municipios del conurbano del Gran Buenos Aires tenían cierto temor en el inicio de las actividades deportivas en la región.

A pesar de ello, el orden y respeto de los protocolos fueron las acciones que primaron en cada uno de los lugares en los que se desarrollaron las actividades.

Clubes, canchas de tenis o parques municipales fueron algunos de los escenarios en los que miles de deportistas disfrutaron de las actividades recreativas.

Por ejemplo, en el Parque Eva Perón, en Lomas de Zamora, los vecinos pasaban por dos accesos en los que, al ingresar, les tomaban la temperatura. Ya en el lugar, tenían la opción de usar el velódromo, el circuito aeróbico o la pista de atletismo.

Profesores de educación física colaboraron en el orden y las indicaciones para todos aquellos que realizaban consultas.

Además, había alcohol en gel para todos los que lo precisaran y los baños de los vestuarios estaban a disposición, a pesar de que no estuvo habilitado el sector de las duchas o los vestidores.

En Lanús, tanto el velódromo como el Club abrieron sus puertas.

La entidad granate volvió a la actividad tras 157 días. Los socios y socias con cuota al día pudieron practicar tenis con turno previo. También atletismo, con ingreso únicamente por la entrada de Cabrero y Guidi.

Así como hace tiempo ya estaban autorizados los deportes en Vicente López, Cañuelas y San Isidro, otros lugares donde ya se permite son Luján, San Miguel o Ezeiza, entre otros.

A su vez, en algunos municipios optaron por no anunciar medidas, lo que generó cierta confusión, pero al mismo tiempo, llevó a que los que prefirieran salir a correr, lo hicieran en la vía pública.