Ser voluntario en una carrera

Es un trabajo «no rentado» que se ve en muchas competencias a nivel nacional e internacional. ¿Cuáles son las razones? Te contamos en esta nota…

15 de marzo de 2020

Ser parte de una carrera, brindando la colaboración «ad honorem» es un rol que se suele ver en muchas de las competencias y tiene una sola explicación: el amor por el deporte.

Ayudar al resto de los que corren o participan de una prueba, acercándoles agua, ayudando en la acreditación o marcando el circuito con algunas de las funciones que se suelen realizar.

La explicación es simple: colaborar siendo parte del evento, ya sea porque en condiciones generales uno no estaría en condiciones de correrlo, o por la intención de «vivirlo» de una manera diferente.

Son muchas las competencias que suelen tener colaboradores, y en su gran mayoría suele darse en el interior de los países, siendo la gran mayoría de los que se suman locales o vecinos.

Muchas veces son formas de «estar cerca de las principales figuras», con una vinculación que de otra manera no se podría generar.

De parte de los profesionales que ocupan roles en carreras, obviamente, sienten «cierta invasión», dado que su rol es rentado y muchas veces ven ocupados puestos que en otros casos generarían puestos de trabajo, siendo este un punto que jamás tendrá un punto en común entre los organizadores y esta parte.

A pesar de ello, observar el amor y dedicación con el que los voluntarios o colaboradores encaran cada tarea, se la explica de una única manera: la pasión por el deporte.

 

Temas relacionados