Tabla para medir la condición física

La mejor manera de medirla es mediante la frecuencia cardíaca en reposo. En esta nota los valores y los factores que hay que hay tener en cuenta para evaluar los datos.

13 de junio de 2017

La mejor manera de medirla es mediante la frecuencia cardíaca en reposo. En esta nota los valores y los factores que hay que hay tener en cuenta para evaluar los datos.

Para saber qué condición física tenemos la mejor manera es medirse la FCR (frecuencia cardíaca en reposo), ya que a mayor entrenamiento ésta irá bajando. Se trata de un parámetro que nos dice el número de veces que late nuestro corazón en un minuto, y se expresa en pulsaciones por minuto.

Se considera “normal” una frecuencia cardíaca en reposo entre las 50 y las 100 pulsaciones por minuto para cualquier persona, pero existen algunos factores importantes que hay que tener en cuenta para analizar este dato.

A continuación te dejamos una tabla para poder chequear la FCR, y te contamos los factores principales que afectan a la frecuencia cardíaca.

Edad: la frecuencia cardíaca máxima disminuye con los años una pulsación promedio por minuto (ppm).

Sexo: la mujer tiene un corazón más pequeño que el hombre, por lo que éste trabaja más. Por lo tanto la frecuencia cardíaca de las mujeres siempre es superior a la de los hombres entre 5 a 15 pulsaciones por minuto.

Hora del día: en la mañana la FC suele ser más baja. Esto se debe al nivel de estimulación nerviosa, y es por lo que se recomienda medir la FCR por la mañana.

La temperatura: la FC varía con los cambios de temperatura. A mayor calor, más alta será.

La altura: a mayor altura menos oxígeno tenemos en el aire que respiramos, y por lo tanto el corazón tiene que bombear más para obtener el mismo oxígeno, con un aumento lógico de la FC por ese esfuerzo.

La contaminación: algunos componentes de la contaminación como el monóxido de carbono disminuyen la cantidad de oxígeno en el aire, generando un trabajo extra para el corazón.

La genética: cada individuo tiene cierta variación de la FC, según el metabolismo que le tocó. Por eso es muy importante medirla para tener una realidad propia en relación a nuestros niveles.

Composición corporal: las personas más altas tienen en general las pulsaciones más bajas. Lo mismo ocurre con los delgados en relación a quienes tienen sobrepeso. Estados de ánimo: hay algunos estados de alerta que aumentan la FC, como los nervios, la ansiedad, el miedo, el amor, el estrés o las sorpresas.

La postura: al estar acostados se logra un pulso más bajo que al estar parados.

Medicamentos: algunos medicamentos pueden alterar las pulsaciones normales, ya sea subiendo o bajando la FC.

Temas relacionados
/